Ventajas e inconvenientes del comercio electrónico frente al comercio tradicional

Ventajas e inconvenientes del comercio electrónico frente al comercio tradicional

El comercio electrónico ofrece un gran número de ventajas frente al comercio tradicional. También ofrece muchas oportunidades para los retailers o comerciantes, no sólo para tener un canal adicional de ventas, sino también para abrir nuevos mercados, promocionar sus productos y ampliar las posibilidades de negocio. En este sentido, el comercio electrónico supone una ventaja competitiva y una oportunidad de negocio muy interesante.

En España, el comercio electrónico al consumidor final (B2C), está experimentando un excelente desarrollo, y todavía quedan muchas oportunidades por explotar. Aunque no podemos perder de vista que aún queda mucho por hacer, podemos iniciar un negocio online, o adaptar el actual aprovechando todas las posibilidades del eCommerce.

Ventajas del comercio electrónico

Algunas de las ventajas del comercio electrónico frente al comercio tradicional son las siguientes:

  • Superación de las limitaciones geográficas.
  • Obtención de mayor número de clientes tanto online como offline gracias al aumento de visibilidad que permite Internet.
  • Coste de inicio y de mantenimiento mucho menor que un negocio tradicional.
  • Mayor facilidad de mostrar los productos para el empresario.
  • Mayor facilidad y rapidez para encontrar los productos para el comprador.
  • Ahorro de tiempo a la hora de realizar las compras para el comprador.
  • Optimización del tiempo dedicado al negocio y a la atención al cliente para el empresario.
  • Facilidad para implementar y desarrollar estrategia de marketing basadas en descuentos, cupones, lotes, etc.
  • Posibilidad de ofrecer mucha más información al comprador.
  • Facilidad para ofrecer una comparativa entre productos, incluyendo características y precios.

Inconvenientes del comercio electrónico

Sin embargo, no podemos dejar de considerar algunos inconvenientes del comercio electrónico que deben ser tenidas en cuenta antes de iniciar o ampliar cualquier negocio. Son las siguientes:

  • La competencia es mucho mayor, ya que cualquier puede poner en marcha un negocio de comercio electrónico (al menos en teoría).
  • Todavía hay muchos consumidores reacios a comprar sin ver el producto y que no confían en los pagos online.
  • Los gastos de envío son caros cuando el volumen de negocio es pequeño, y esto es una gran desventaja para los negocios pequeños.
  • La fidelización del cliente es mucho más difícil y exige una estrategia profesional.
  • Promocionar una tienda online exige más trabajo personal que promocionar una tienda a pie de calle.
  • La seguridad del sitio puede dar muchos quebraderos de cabeza al empresario.
  • No todos los productos que se pueden vender en línea son igual de rentables, y hay que valorar muy bien la estrategia de comercialización.
  • Los consumidores quieren tenerlo todo: el mejor precio, el mejor servicio y una atención personalizada. Competir en estos términos es cada vez más complicado para las pequeñas empresas frente a las grandes.

No esperes más y da el salto al comercio electrónico.

Emilio Yagües García
Desarrollador multimedia en Grupo CONFORSA

Esta entrada fue publicada en Tecnología y aplicaciones. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *